12.12.15 De Pratdip de La Miranda de Llabería por las Crestas de la Seda y vuelta por Portell del Carreter.

Ruta circular con inicio y fin en Pratdip, que sube por las Cestas de la Seda hasta Mont-redon, La Creu de Llabería y La Miranda de Llabería. Vuelta por Coll de Colivassos, Portell del Carreter, Pla del Zenon, Portell de L´Estudiant y Sender dels Solans. 

La de hoy es una ruta bastante típica para hacer desde Pratdip, que alterna mucho sendero con varios pasos equipados y unas continuas vistas espectaculares de la Serra de Llabería y el Barranc de la Dovia.
Crestas de la Seda
Aproximación:     Para  llegar  hasta  aquí,  desde  Tarragona,  debemos  tomar  la  autovía  A7  sentido sur (Valencia). Pasado  Cambrils,  tomaremos  la salida hacia Montroig del Camp y después la carretera T323 que conduce  a  esa  localidad. A la entrada de Montroig, en la rotonda  tomamos a la izquierda la carretera T310  hasta  que  encontremos  a la derecha  el desvío  de la carretera  que conduce a Pratdip por la misma  T310. Al llegar a Pratdip,  pasamos  la primera  entrada  del  pueblo  y  estacionamos en unos aparcamientos junto a la segunda entrada, a la izquierda de la carretera.
Tiempo en aproximación:  29 min.   Distancia en Aproximación: 29 km. 
Otros datos:
mapa y perfil de ruta
Distancia total: 13,45 km.
Tipo de ruta: 
Senderos: 90 %,
Pista forestal: 5  %
Carretera o calles: 05 %
Tipo de señalización:
 Existen señales y marcas de pintura. Muy buena señalización en casi toda la ruta. 
Cobertura Telefónica: Hay cobertura telefónica en gran parte de la ruta incluso 3G en algunas zonas.
Transito de personas:  Escaso estos días.
Temperatura: entre 08 y 14º. Entre sol y nubes.
Fuentes en la ruta: no
Apta para hacer hacer corriendo: no la recomiendo.
Advertencias: Ruta con  fuertes desniveles y algunos pasos equipados y aéreos, pero no peligrosos. No recomiendo para hacer con niños pequeños ni mascotas.

Inicio de la ruta: 
A las 9,00 h. de la mañana tras aparcar el coche en la entrada de Pratdip junto al puente del Carrer Nou, empezamos a caminar. 
En este punto encontramos carteles indicadores de rutas que nos anuncian la dirección al frente (cruzando la carretera) para ir hacia Mont-redón y Llabería por las Crestas de la Seda, que es hacia donde vamos.
hacia las Crestas de la Seda.
Seguimos la carretera de Colldejou durante 300 m. hasta que encontrarmos un nuevo cartel de rutas que nos anuncia a la izquierda por un camino asfaltado que empieza a subir entre fincas.
Siempre en sentido ascendente recorremos este camino hasta que se acaba en la puerta de una casa de campo, momento en el que vemos un sendero que sube a la izquierda, junto a la puerta de la finca.
Por una estrecha senda que sube zigzagueante entre pinares vamos entrándonos en el monte. El recorrido está señalizado además de con carteles, con marcas de pintura y no tenemos problemas para seguirlo, ganando altura de forma gradual que resulta cómoda. 
Las Crestas desde el Coll de la Seda
Pronto empezamos a ver frente a nosotros la zona de crestas rocosas hacia donde nos dirigimos y cuando nos giramos atrás divisamos Pratdip algo tapado por la niebla de estas primeras horas de la mañana.
Tras un tramo de monte bajo, sin apenas árboles, llegamos al Coll de la Seda, que da paso a las conocidas Crestas de la Seda donde el recorrido empieza a tomar fuerza y se vuelve divertido.
subiendo las Crestas de la Seda
Iniciamos una subida rocosa, en la cual nos tenemos que ayudar de las manos para seguir el recorrido marcado con pintura.  Trepamos sin dificultad, pero con cuidado de no caer ni resbalar llegando enseguida a un tramo equipado  con cuerdas que ayudan a subir y pasar con seguridad por un tramo algo expuesto. Aunque puede parecer algo peligroso, no supone ningún riesgo se se pasa con cuidado y es muy sencillo para cualquier persona que esté más o menos en forma.
 Seguiremos trepando sin dificultad por este entretenido recorrido que nos permite llegar a una especie de mirador donde las vistas hacia Prapdip ya son llamativas, pero esto no ha hecho mas que empezar y debemos seguir ascendiendo.
paso equipado en las Crestas de la Seda
Tras una pequeña tregua en la ascensión, el recorrido nos acerca al conocido como Pas del Ciscos, que es otro paso equipado con cadenas a modo de peldaños para subir entre una rocas. Este paso se puede rodear por la izquierda para las personas que no deseen hacer este tramo o les parezca complicado.  Al rodearlo se asciende con mayor facilidad, aunque a nosotros nos gustan este tipo de entretenimientos en la ruta que nos la hacen más divertida.
Pas dels Ciscos
Y sólo un poco más arriba encontramos el conocido como Pás del Porc Sengar. Es éste otro paso entre dos grandes rocas aunque no esta equipado ya que carece de complicación ni peligro.
El pas del Porc Sengar pone fin a las Crestas de la Seda para encarar una zona bastante plana y despejado donde el desnivel es muy suave, conocido como el Plá de Mont-redón.
Barranc de la Dóvia
Caminando con vistas al mencionado monte encontraremos un cruce señalizado en el que por la izquierda parte una senda por la que se puede ir a la Font de Mont-redón. Nosotros pasamos de largo para seguir al frente, continuando con la subida.
al frente Mont-redon
Durante toda la ascensión las vistas a izquierda y derecha son espectaculares y conforme ganamos altura la panorámica aumente en calidad.
Nuestro próximo paso destacado llega tras un nuevo repecho para alcanzar la cima de Mont-redon, situada a 863 m. de altitud.
Recuerdo que antes había un cruz en esta cima, al menos hasta la última vez que subí por aquí en 2012 , pero al parecer debía molestarle a alguien, ya que ha desaparecido y actualmente no está.
dejando atrás Mont-redón
Desde la Cima del Mont-redón, mirando hacia La Mirando donde destaca la bola del Radar meteorológico, divisamos a la derecha Cavall Bernat y el Barranc de Llavería a la izquierda.
Para seguir nos toca bajar hasta el Coll de Mont-redón, por una senda pedregosa y bastante incómoda y  continuar en linea más o menos recta, pasando junto la Portell de Madroc, para volver a encarar una nueva subida hasta La Creu de Llabería (886 m.) .
Desde esta cima colmada con una gran cruz metálica, existen una vistas inmensas hacia Colldejou, ya que queda al borde de los riscos de la montaña.
La Creu de Llabería
Ahora ya vemos cerca nuestra cima definitiva, La Miranda, pero para acceder a ella, nuevamente tenemos que perder un poco de altura por zona pedregosa y volver a ascender encarando el último tramo de subida de nuestra ruta de hoy.
En la cima de La Miranda de Llabería
Con la gran bola blanca como referencia no existe ninguna pega para llegar a la Miranda de Llabería, cuyo vértice geodésico se sitúa a pocos metros tras edifico del radar meteorológico de Llabería.
Llegamos a la cima de la Miranda sobre las 11 de la mañana, tras haber recorrido 6 km de ascensión y pasado por otras dos cimas menores.
Aquí arriba almorzamos y descansamos durante unos 15 minutos contemplando el paisaje de la Serra de Llabería, con la Mola de Colldejou frente a nosotros al lado opuesto.
vista de Mont-redon desde el lado opuesto del baranco
Tras el bocata nuestra ruta sigue el camino cementado que llega al Radar meteorológico, por el que bajamos hasta llegar a un collado (Coll de Colivassos), donde hay un cartel de rutas que anuncia la dirección hacia Pratdip siguiendo el PR C90.
Tomamos a la derecha obedeciendo las indicaciones del PR C90 por una pista que enseguida se convierte en un sendero. Pasamos por delante de la Font dels Amares, que aunque tiene agua no es posible beber de ella, ya que nace a ras de tierra y no hay caño, pero es un buen lugar para refrescarse las mascotas (quien lleve).
Barranc de la Dóvia
Llaneamos con sorprendentes vistas del Barranc de la Dóvia que queda a nuestra izquierda y pasamos de largo el cruce señalizado del sendero que baja por la izquierda hacia la Font del Ferro.
Sin dejar el sendero que continúa junto al margen del barranco, pasamos un poco más adelante por otro cruce señalizado. Es la zona del Coll de la Bassa de les Fonts y en el mismo hay un cartel oxidado que anuncia la dirección por la derecha hacia Llaberia.
Portell del Carreter
Nosotros seguimos recto y poco a poco el camino empieza a perder altura, pasando nuevamente por otro cruce de caminos. Un antiguo cartel señaliza por la izquierda el Portell de la Dóvia, pero continuamos recto en busca del Portell del Carreter.
en el sendero
La bajada por el paso equipado del Portell del Carretera la encontramos a 1,4 km del anterior cruce. Se trata de un brusco descenso por una zona rocosa en la que nos ayudamos de unas cuerdas que hay instaladas para evitar resbalar.
Este descenso no es complicado pero tampoco recomendado para niños o personas poco ágiles.
Una vez superado el mismo seguimos una preciosa senda entre encinas que discurre por la ladera bajo los Cingles de la Barrancada.
Nos dirigimos hacia el Plá del Zenon y dejamos a la izquierda un camino que baja hacia el Barranc de la Dóvia por  la Drecera del  Zenon.
cruce a la Cova de la Forestal
Muy poco a poco vamos perdiendo altura, llegando al cruce a la Cova de la Forestal, que  dejamos a nuestra derecha poco antes de encarar un tramo rocoso y algo más pronunciado que nos acerca al Portell de l´Estudiant.
Portell de L´Estudiant
En esta zona encontramos un tramo equipado con un cable de acero, que sirve de barandilla para evitar resbalar, ya que hay un paso algo expuesto.
Por aquí perdemos altura muy pronto y atravesamos una zona algo pedregosa en la que hay que tener cuidado para no resbalar, ya que el sendero esta algo suelto y pedregoso.
Pratdip, desde el Mirador dels Solans
Cuando nuevamente empezamos a llanear, pasamos junto a antiguos campos de cultivo de la zona dels Solans y enlazamos con el camino del mismo nombre que nos lleva al Mirador del Solans, donde podemos contemplar el pueblo de Pratdip desde arriba  con una inmejorable estampa, antes de iniciar el descenso hacia él.
La bajada por el Sender dels Solans también es muy brusca y el camino va dibujando eses para que superar el desnivel entre antiguos márgenes de piedra.
La Creu del Terme, Pratdip
Finalmente acabamos junto a la carretera T310, frente al Carrer de la Creu, por donde entramos a Pratdip.
Pasamos por delante de la Creu del Terme y atravesamos este pueblecito callejeando y contemplando sus viejas casas. Nos paramos a conversar con las propietarias de la Casa Rural Cal Baté, en el Carrer de les Escoles. Tienen en su puerta un bonito puesto con una llamativas macetas floreadas.
Pasando por la fuente del Carrer Nou salimos de Pratdip y cruzamos el Barranc de la Dovia para llegar al lugar donde habíamos iniciado nuestra ruta.
Font del Carrer Nou, Pratdip
De esta forma damos por finalizado nuestro recorrido de hoy tras haber recorrido unos 13,5 km. en casi 5 horas, a un ritmo normal.
Para los que deseen hacer esta ruta, les dejo aquí abajo unos enlaces en los que podrán ver más imágenes de la misma y descargar el track para el GPS.
_________________________________________________________________________
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11657869                                            https://picasaweb.google.com/108343094768623198454/121215PratdipALaMirandaDeLlaberia?authuser=0&authkey=Gv1sRgCMj6kezf25CWuAE&feat=directlink
 ______________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario